Clase 8

"Puntualizaciones sobre el superyó”  

María Verónica Rios

 18 de septiembre

Seminario 2020 clase 8

Reseña de Natalia Senestrari

      Siguiendo el texto de Miller “Clínica del superyó” -que encontramos en su libro Conferencias porteñas 1- Verónica Rios nos invita a hacer un recorrido por la historia del concepto de superyó, que de alguna manera, es un recorrido por la historia del psicoanálisis.

      Comenzando por Freud, encontramos que en su texto "El yo y el ello" falta en su título la palabra superyó, sin embargo, se presentará dicho concepto. El superyó será para Freud uno de los nombres del inconsciente, del inconsciente como ley, dando cuenta de la coacción que el inconsciente ejerce sobre el sujeto.

      Luego hablará de los “post-freudianos”, a quienes Miller se ha tomado el trabajo de leer, ya que ofrecen una cartografía precisa de las dificultades de la teoría freudiana a partir del retorno a Freud realizado por Lacan. Tomará a Hartmann, Loewenstein, Teodoro Reik, Frank Alexander y Wilham Reik. Miller rescatará cosas de algunos y criticará a otros. Señala la negligencia de los teóricos del yo, Hartmann y Loewenstein, quienes vaciaron el concepto de superyó para engordar al yo. Asimismo, expulsaron de la teoría, junto con el superyó, a la pulsión de muerte. Observaciones sobre el informe de Daniel Lagache es el último texto de Lacan contra Hartmann; en este texto Lacan se ocupa de la segunda tópica y se opone a la interpretación hartmanniana de Freud.

     En la obra de Lacan, debemos considerar al superyó en los tres registros: imaginario simbólico y real. Miller señala que el superyó es el primer concepto freudiano que Lacan retuvo y que lo enganchó a la teoría freudiana. Esto podemos verlo en su tesis de psiquiatría, el caso Aimée. Encontraremos este concepto también en Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, Kant con Sade, Aun, Televisión, Variantes de la cura tipo, entre otros. Lacan terminará ubicando al superyó en relación al goce, a su imperativo a gozar, en tanto que el goce constituye un bien absoluto para el sujeto, separado de su bienestar, que se traduce en el malestar de los síntomas del paciente.

    Verónica Rios concluirá articulando lo desarrollado hasta aquí con el apartado “El malestar en la cultura”, en el capítulo: “Infancia niños/niñas”, del libro de Germán García Psicoanálisis dicho de otra manera. Dirá García que el superyó no es la cultura, sino el malestar de la cultura. En lo síntomas de los niños encontramos: “malestar de los padres, producido por el sexo de los hijos, el malestar de los hijos, por el lugar que ocupan en la trama libidinal de los padres, el malestar en la cultura, que se designa por superyó: mandato de goce, agujero “obsceno y feroz”, de una metáfora fallida, la que da nombre al padre. Es a ese malestar de la cultura que responden los síntomas en los niños”.