Clase 7

"Ficciones, entre deseo y goce” 
María Verónica Rios

 18 de junio 2021

7°clase V. Rios.png

Reseña de Natalia Senestrari

 

El pasado viernes 18 de Junio, María Verónica Rios estuvo a cargo de la 7° clase de nuestro Seminario de lectura anual. Inicia su recorrido comentando que en el Seminario 7, Lacan va a tomar a Jeremy Bentham y su texto Teoría de las ficciones. Él era un jurista inglés, conocido como “el padre del utilitarismo”. Se presenta como un garante del derecho, para que haya una buena distribución del bien y una dosificación del placer y del dolor. Bentham dirá que el derecho es una ficción. Se trata de la búsqueda de la máxima felicidad para el mayor número de personas, el mundo “benthamiano” es un mundo sin resto, no hay excedente, no hay objeto a, todo debe ser utilizado. Se trata del reparto de los bienes. Por el contrario, dice Lacan que la ética del psicoanálisis no está al servicio del reparto de los bienes.

Rios continúa con la lectura del apartado "Nuestro programa", del Seminario 7 donde Lacan subraya “Fictitious no quiere decir ilusorio ni, en sí mismo, engañoso (…) Fictitious quiere decir ficticio, pero en el sentido en que ya articulé ante ustedes que toda verdad tiene estructura de ficción. El esfuerzo de Bentham se instaura en la dialéctica de la relación del lenguaje con lo real para situar el bien –el placer en esta ocasión, al que articula, veremos, de modo totalmente diferente a Aristóteles- del lado de lo real. (…) En Freud, la característica del placer, se encuentra totalmente del lado de lo ficticio. Lo ficticio es lo que llamamos lo simbólico”.

 

Por lo tanto, agrega Rios, del lado de lo simbólico tendríamos el placer y las ficciones y del lado de lo real, la Cosa.

El cuento de Alphonse Allais sobre la bailarina desnuda le servirá como alegoría para responder a la pregunta ¿Qué cubre una ficción? Cubre un modo de goce, cubre un deseo, ya que no tenemos acceso a eso en forma directa.

Miller menciona que en el Seminario 7 el único matema que encontramos es el del fantasma, que es precisamente la ficción fundamental. En su trabajo "Ficciones y el partenaire síntoma", Pierre-Guilles Guéguen dice que “El psicoanálisis se ofrece a quien quiera experimentar la verdad de su ser por vías indirectas, a través de sacar a la luz los mitos individuales, las religiones privadas, en una palabra, las ficciones que son propias de cada uno. [...] La verdad en el psicoanálisis se hace conocer a través de las ficciones y esas son las ficciones que defienden al sujeto de lo real”.

Hay un uso de las ficciones en la experiencia psicoanalítica. Lacan habla del basamento ficcional del psicoanálisis, ésta es una disciplina que sólo se va a definir a través del semblante. Verónica Rios señala que, a lo largo de su obra, Lacan pasará del concepto de ficción, al concepto de semblante.

El apólogo de san Martín, que Lacan toma en este Seminario, ejemplifica que hay una satisfacción velada en la ficción del altruismo. El egoísmo se satisface muy bien en el que hace beneficencia. Pero quizás el pobre prefiere gozar de otra cosa diferente de lo que se le ofrece, es decir, algo del orden de un deseo.

Luego Rios comenta el capítulo XVII del Seminario 7, "La función del bien". Allí Lacan pregunta a su auditorio “¿Qué bien persiguen exactamente en relación a su paciente?” Y los alertará contra “las vías vulgares del bien, contra la trampa benéfica del querer-el-bien-del-sujeto, ya que el deseo de hacer el bien y de curar es proclive a extraviarnos”. Lacan dirá de manera tajante “Debemos designar nuestro deseo como un no-deseo de curar (…) ¿De qué desean ustedes curar al sujeto? Curarlo de las ilusiones que lo retienen en la vía de su deseo.”

Para finalizar, Rios toma el libro de Miller, Matemas I, más precisamente el capítulo "La máquina panóptica", donde éste indica que el lenguaje alberga sustantivos sin sustancia, permite hablar de lo que no existe como si eso existiera. Las ficciones son necesarias al lenguaje. Si la lengua es un uso, no hay que perder de vista que también es un goce. El valor de uso, como materia de reparto, y el valor de goce no coinciden necesariamente. Y citando a Bentham dirá que mientras el lenguaje esté en uso entre los seres humanos, no se podrá prescindir de la ficción.

A partir del recorrido y la articulación intertextual que Maía Verónica Rios realizó sobre éstos y otros textos, se abrió el debate entre los asistentes.