Clase 5

"La resistencia del amor”
  Augusto Pfeifer
21 de abril de 2021

5° clase Pfeifer.jpg

Reseña de Ornella Paciello

 

El día viernes 21 de mayo se dio lugar al 5to encuentro del Seminario Anual de la APSaT. En esta ocasión la clase estuvo  cargo de Augusto Pfeifer, actual presidente de la Asociación, quien la tituló: “La resistencia al amor”. 

Bajo ese título expresa su interés en proponer un recorrido sobre la concepción del amor, en relación a la posición analítica en la transferencia. Así, Pfeifer cita una frase de J-A Miller que enuncia al  “amor como resorte de la experiencia analítica”. 

En lo que respecta al Seminario VII, La ética del psicoanálisis, toma como referencia dos clases que corresponden al apartado “El problema de la sublimación”: “Las pulsiones y sus señuelos” y “El amor cortés en anamorfosis”. 

Inicia su recorrido tomando a la sublimación en su relación al amor cortés; cómo esa articulación incide en las concepciones que se desprenden en ese tiempo histórico y que se transfieren, como plantean Freud y Lacan, a la época actual. 

Toma ‘Tres ensayos de una teoría sexual’ de Sigmund Freud para destacar el sintagma “la aventura libidinal individual” en relación a dos términos en alemán que podrían traducirse por fijación y perseveración. Destacando este último en relación al término responsabilidad (“De esto se trata aquí, de nuestra historia colectiva de analistas”, dice Lacan) para pesquisar el camino pretendido a lo largo del Seminario VII.  Por otro lado, la referencia a este texto nos recuerda que la sublimación es uno de los destinos de la pulsión.

Rescata la idea de la “dimensión de la pastoral” como recurso que se construyó frente al malestar. Al respecto enuncia tres órdenes: la inefabilidad de la conciencia proletaria, la “revolución freudiana” y el ideal de retorno a la naturaleza; “algo se resiste a ser reabsorbido a esta mejoría natural”, acentúa Lacan. Para resaltar este punto es tomado el término Trieb con los desplazamientos implícitos en su traducción: recordando una primera nominación como instinto (campo de lo natural); Lacan propone, en su lugar, el concepto de deriva.  Al respecto, Pfeifer realiza varios señalamientos en el texto para arribar a los modos en que su “retorno a Freud” se contrapone a la ambición del “primado de lo genital”, ese encuentro con el “buen objeto” (la pastoral).

Sugiere retomar el término de sublimación desde la lectura del texto de Germán García, con una cita: “La sublimación es la transformación de una pulsión en un valor cultural más el goce de esa transformación, porque si no, se trataría de una represión”.

Luego señala el interés de Lacan en relación al amor cortés. Cita: “Hay una modificación histórica del Eros”. 

 

Lacan toma entre una de sus referencias al libro El amor y occidente, de Denis de Rougemont (1938). Es un estudio respecto del amor cortés, configurado como una tradición literaria que emerge en los siglos XI y XII, donde se encuentra una sobrevaloración inédita de la mujer que tiene como condición que esa pretensión siempre sea desgraciada; un ejemplo paradigmático: el mito de Tristán e Isolda.

  

Al respecto cita dos referencias posteriores a este Seminario: en el Seminario XVI el amor cortés más allá de la relación narcisista, como una organización alrededor de ese vacío; y en el Seminario XX como suplencia de la ausencia de relación sexual.  

Para concluir, introduce otra de sus referencias bibliográficas para esta clase: "La transferencia negativa", de Jacques Alain Miller. En primer lugar destaca a Miller citando a Lacan en su texto "La agresividad en psicoanálisis", para hablar de la transferencia negativa “como nudo inaugural del drama analítico”.  Desarrolla ciertas cuestiones con relación a la transferencia positiva y negativa: el sujeto supuesto saber, el lugar que le da a la sospecha como un grado inferior de saber, lo que se juega en la relación analista-analizante. Finaliza con la frase: “La resistencia es del analista, al deseo del paciente, dado que el deseo no se deja reducir por la sugestión. Lo que se presentaba como transferencia negativa no era más que la respuesta del paciente a la tentativa sugestionante del deseo”.