Clase 4

Clase 4

"Historización y los analistas futuros”  Virginia Gilardi

 17 de julio de 2020

Reseña de Myriam Leguizamón

En el comienzo Virginia Gilardi nos orienta respecto del título de esta clase: “La historización y los analistas futuros” articulándolo al valor que la temporalidad, el orden y la cronología tienen en el psicoanálisis.

En primer lugar destaca que fue Oscar Masotta quien llevó a cabo una operación disruptiva en relación a la cronología en psicoanálisis cuando subvierte el orden establecido hasta el momento de lectura de las obras de Freud Y Lacan que se basaba en la lectura cronológica de los textos, “…seguramente deberá haber algún orden de las razones, ¿será capaz alguno de nosotros, hoy o mañana, de aportar algo de este orden?”, [“Sigmund Freud y la fundación del psicoanálisis” en Ensayos Lacanianos]. Esclarece la temporalidad y la cronología en psicoanálisis, recordando la afirmación de Lacan  “La historia no es el pasado, la historia es el pasado historizada en el presente, historizado en el presente porque ha sido vivido en el presente”.

El tema de la historia y la historización -señala Gilardi- le interesó porque está estrechamente ligado al modo en que se hace clínica en psicoanálisis.  Aborda a continuación el texto freudiano “Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico" (1914) recortando varios párrafos para señalar que si bien Freud lo titula historia lo que hace en ese texto es lo que con Lacan llamamos historizar.

Gilardi destaca que se trata de un texto “maravilloso” no sólo por el modo del relato de los descubrimientos freudianos sino también porque en esa historización freudiana se edifica el método psicoanalítico y se establece un futuro en relación a la doctrina, futuro que hoy estamos transitando.

Señala que en relación a la historia siempre está poniéndose a prueba cuan verdaderos serían los hechos relatados, y menciona que en el camino de los traumas buscando la última verdad es que Freud se encuentra con la realidad psíquica, la fantasía, los recuerdos infantiles –siempre encubridores- para concluir en la disposición sexual de las neurosis esclareciendo en esa construcción cuál es el valor de la verdad en psicoanálisis.

Otro sesgo de la historización- esta vez en relación a la entrada del psicoanálisis en la Argentina- es mencionada por Gilardi a partir de un señalamiento de Germán García en su libro La entrada del psicoanálisis en la Argentina quien hace una crítica a la creencia de que el psicoanálisis había llegado a la Argentina a partir de la creación de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

Para justificar ese desvío “histórico” García rescata una nota del mismo Freud donde comenta que en el “Primer Congreso Internacional Americano de Medicina e Higiene” llevado a cabo en Buenos Aires en 1910 un médico chileno –probablemente alemán-se había pronunciado en favor de la sexualidad infantil y había alabado los éxitos de la terapia psicoanalítica en el caso de los síntomas obsesivos. Sabemos que la APA se fundó en 1942 ¿Hay algo desvirtuado en esa historia?

Volviendo al tema de la historia y la verdad Gilardi propone seguir el recorrido que hace Miller en el capítulo III de El ultimísimo Lacan dónde ubica entre un texto de la primer enseñanza  “Respuesta al comentario de la Verneinung de Freud” y otro del final de su vida “Prefacio a la edición inglesa del seminario XI” el deslizamiento que se produce entre el valor que Lacan le da a la historia al comienzo de su enseñanza que lo lleva al postulado “el inconsciente es historia” al postulado del Prefacio “la historia es hystoria, es decir histeria” es decir el inconsciente en tanto discurso del Otro.

Gilardi va puntualizando a la letra el análisis que hace  Miller en ese capítulo para ir ubicando el sesgo con el cual Lacan empezó a enseñar y las perspectivas que dejó cuando se interrumpió su enseñanza a causa de su fallecimiento.

Finalmente nos propone un texto de Germán García “El pasado como renovación permanente”.

Lee a continuación una reflexión impecable que hace García en dicho texto en relación a la formación de los analistas futuros:

“… La renovación del psicoanálisis en lo 'epistémico' implica que los analistas hagan con Jacques Lacan lo que éste hizo con Freud: situarlo en un horizonte de problemas diferente. Hoy en lo clínico hay que avanzar con el psicoanálisis aplicado para incluir a los jóvenes analistas en una práctica que no sea tutelada por los poderes públicos; en lo político, saber que el futuro pasa por quienes eduquen las inquietudes de las nuevas generaciones.

Si esas generaciones se educan en las manipulaciones 'cognitivas' que hacen de la realidad el grado cero de la verdad que debe ser aceptada, mediante la modificación de cada uno de los que no marcan el paso, el psicoanálisis quedará en el recuerdo; pero si llega a ellas el mensaje que parte al menos del seminario de La Angustia (a saber, que el sujeto está expuesto a la incertidumbre y a lo irreversible) el psicoanálisis tendrá un lugar singular en el porvenir como lo tuvo en el pasado y lo tiene en el presente…”

Av. Perón 1112, San Fernando, Buenos Aires

info@apsat.com.ar

APSaT

Teléfono 4890-2140

Personería jurídica Nro. 36114 (Prov. Bs. As.)

©  Todos los derechos reservados APSaT 2020

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon