Clase 1

"Dimensión ética del psicoanálisis”  Félix Chiaramonte

5 de junio de 2020

Reseña de Virginia Gilardi

 

En este momento inédito para el planeta, y que lo es también para nuestra Asociación de Psicoanálisis San Fernando-Tigre, nos renovamos en este encuentro virtual, con el Seminario que venimos realizando. Este es el tercer año dentro de lo que ha implicado la propuesta de Oscar Masotta que supo rescatar Germán García, explicitándolo en su texto El psicoanálisis y los debates culturales, que implica una secuencia: el primer año estuvo referido al diagnóstico diferencial, el segundo a la clínica y el tercero al tema de las instituciones. Estas últimas Masotta las liga a la sociedad en su conjunto, al hospital y a las instituciones de psicoanalistas.


Felix Chiaramonte, a cargo de esta clase,  tituló "Dimensión ética del psicoanálisis" a este primer encuentro. Referenciándose en el curso Diversiones psicoanalíticas de Germán García,  hace una primera aproximación al tema de la ética en tanto sugiere a los analistas esclarecer su relación al psicoanálisis. Un psicoanálisis que, establecido en una cultura, se  anuda a una clínica que tiene en claro sus diferencias con la comprensión psicológica, con el diagnóstico psiquiátrico, y con la psicología comunitaria.


Refiere a una ética que contemple, siguiendo las palabras de Germán García en ese texto, a un sujeto afectado, por ejemplo, por el deseo de los padres o un rechazo a ese deseo, y una neutralidad del analista dada por su formación, su propio análisis, destacando lo que planteaba Lacan, en tanto un analista responsable absoluto de un análisis.


¿Por qué seguiríamos por este camino que han surcado Oscar Masotta, Germán  García, este psicoanálisis lacaniano en castellano? Implicará tomar una decisión que considere algunas variables que estén más cerca de una ética del deseo. Siguiendo el mencionado curso de German García, si el tema son las instituciones, será por la vía de entender cuál es la ética en juego. Frente al malestar en las sociedades psicoanalíticas Lacan no propone la fraternidad ni el saber constituido,  sino la formación como la producción de un saber. Poner en juego el proceso mismo de formación del saber y no el saber sabido. Un saber en relación al análisis propio.


En "El malestar en la cultura", texto fundamental de Freud, él ironiza frente a las respuestas que,  totalizadoras, ensaya la humanidad frente al displacer. Pero para la ética del psicoanálisis, sabemos se trata de otra cosa. Incluso refiriéndonos a temas actuales como el aislamiento preventivo y las otras políticas contrarias a esto veremos en qué punto está en juego esa biopolítica tendiente a la felicidad y en qué medida desde el planteo de una ética del psicoanálisis tendremos o no incidencia en la clínica anudada a la política y la episteme.


Finalmente y como lo señala Lacan en otro enorme texto de referencia (Seminario 7, La ética del psicoanálisis)  lo que conviene recordar es que en el momento en que el analista se encuentra en el momento de responder  a quien  le demanda felicidad, es que además de no estar en posesión de esa respuesta...también sabe que no existe.

Así lo dice  J. Lacan: "Lo que el analista tiene para dar, contrariamente a la pareja del amor, es lo que la novia más bella del mundo no puede superar, a saber lo que tiene. Y lo que tiene no es más que su deseo, al igual que el analizado, haciendo la salvedad de que es un deseo advertido. ¿Qué puede ser un deseo tal, el deseo del analista principalmente? A partir de ahora podemos decir lo que no puede ser. No puede desear lo imposible".

Av. Perón 1112, San Fernando, Buenos Aires

info@apsat.com.ar

APSaT

Teléfono 4890-2140

Personería jurídica Nro. 36114 (Prov. Bs. As.)

©  Todos los derechos reservados APSaT 2020

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon